Ingresos en la Ciudad de Buenos Aires. Análisis por fuente. 1er. trimestre de 2017

Principales resultados en el 1er. trimestre de 2017

• El 46,8% de los hogares cuenta con ingresos laborales en forma exclusiva, 22,6% solo con ingresos no laborales y 29,7% combina ingresos de ambas fuentes. En particular, uno de cada 7 hogares se mantiene únicamente de jubilaciones y/o pensiones (Cuadro 1).

• El 77,6% de la masa de ingreso total individual corresponde a ingresos laborales y el 22,4% restante a ingresos no laborales, poniendo de manifiesto la centralidad del trabajo.

• La mayor parte de los ingresos laborales se origina en la ocupación principal: solo el 6,5% de los mismos corresponde a otras ocupaciones.

• En lo que respecta a los ingresos no laborales, casi $ 68 de cada $ 100 corresponden a jubilaciones y/o pensiones (15,2% de la masa de ingreso total individual).

• El ingreso promedio en la ocupación principal es de $ 17.628, con una brecha significativa entre varones ($ 18.562) y mujeres ($ 16.583)2 que se redujo en el último año (Cuadro 2).

• Los ocupados trabajan en su ocupación principal 38 horas semanales, en promedio. Los varones suman 6 horas más que las mujeres (41 horas y 35 horas respectivamente).

• La mitad de los ocupados tiene un ingreso laboral de $ 15.000 o menos. • Los puestos de alta calificación (profesional y técnica) tienen un ingreso medio que supera en 88,7% al correspondiente a baja calificación (operativa y no calificada): $ 23.407 y $ 12.404, respectivamente.

• Las ramas de servicios concentran el 69,9% de los ocupados, los que obtienen en la actividad un ingreso promedio de $ 19.147, por encima de Industria y Construcción ($ 15.809) y de Comercio ($ 15.658).

• Los asalariados de la Ciudad representan el 78,0% del total de la población ocupada, tienen un ingreso laboral promedio de $ 17.454 y una mediana de $ 15.000. t Los asalariados varones tienen un ingreso laboral de $ 18.811 y la mitad de ellos gana menos de $ 15.200 al mes. Por su parte, las asalariadas mujeres tienen un ingreso por trabajo que en promedio es de $ 16.101 y la mitad de ellas recibe $ 14.000 o menos. t Al 75,3% de los asalariados se les efectúan descuentos jubilatorios (reciben $ 19.706 frente a $ 10.603 de los que no tienen descuentos de este tipo) (Cuadro 5).

• Los trabajadores por cuenta propia tienen un ingreso de $ 15.808 y para la mitad de ellos no supera los $ 10.000.

• El 62,2% de los ocupados cursó estudios superiores (terciarios o universitarios); 22,2% del total no los completó y tiene un ingreso laboral de $ 15.700 y un 40,0% los finalizó y tiene ingresos por $ 23.445 (Cuadro 3). Los ocupados con hasta secundario representaron el 37,8% del total: el 17,7% no completó ese nivel (su ingreso laboral es de $ 11.171) y el 20,0% lo hizo (con ingresos de $ 13.851).

• Los jefes de hogar (59,1% de los ocupados) tienen un ingreso laboral que promedia los $ 19.107, con marcadas diferencias por sexo: los varones ganan $ 20.256 y las mujeres $ 17.100 (Cuadro 4). 2 En esta síntesis, los valores de ingresos laborales corresponden a la ocupación principal y están construidos sobre la población ocupada perceptora de ingresos laborales.

• El ingreso laboral total (de la ocupación principal y de la/s secundaria/s) es de $ 18.550. Para los perceptores de ingresos laborales, éste explica el 93,5% del ingreso individual (Cuadro 6).

• Por su parte, el ingreso no laboral promedia los $ 10.618 y representa el 78,8% de los ingresos individuales de sus perceptores (845.000 individuos).

• Los hogares con al menos un integrante que percibe jubilaciones, pensiones y/o transferencias monetarias condicionadas son 518.500 (650.000 personas) y este ingreso equivale al 62,6% del ingreso total del hogar.

• La población perceptora de jubilaciones y/o pensiones es de 567.500 personas (383.000 las tienen como único ingreso individual), con un promedio de $ 10.749.

• Casi dos tercios de los hogares que tienen al menos un miembro perceptor de jubilaciones y/o pensiones se ubicaron en los quintiles intermedios (2, 3 y 4) de la distribución según su ingreso per capita familiar (Cuadro 7).

• En relación a la dinámica del último año, en el primer trimestre de 2017 hubo incrementos interanuales en los ingresos de los hogares; los más importantes se registraron en los ingresos no laborales3 .

Se destaca, por un lado, el aumento de los perceptores y de los valores correspondientes a transferencias monetarias condicionadas (especialmente AUH) que afectaron a los primeros quintiles de la distribución.

Por otro lado, hubo incrementos en los ingresos por jubilaciones y pensiones por el cobro de la Reparación Histórica, fundamentalmente en los quintiles más altos.

El incremento de la tasa de empleo impactó en una suba más moderada de los ingresos laborales, a la que también contribuyó la expansión de la base de perceptores de asignaciones familiares y montos por un cambio en las escalas y los topes para los asalariados.

Se suma como factor de aumento de estos ingresos la ampliación del derecho a la asignación por hijo de los monotributistas (categorías B a I) desde mayo de 2016.

Fuente: Estadísticas CABA

Leer más Informes de:

Empleo y Social