Informe semanal N 414

Gradual recuperación de la actividad económica

En las últimas dos semanas se conocieron diversos indicadores del nivel de actividad que permiten tener una visión de cómo ha venido evolucionando la economía en los últimos meses. Por un lado, los datos del PIB confirman que la actividad económica comenzó a recuperarse durante la segunda mitad del año pasado. Pero, al mismo tiempo, estimaciones públicas y privadas señalan que durante los primeros meses de este año la actividad agregada avanzó aún en forma pausada y con resultados dispares entre sectores.

Yendo a las cifras, las estimaciones del Producto Interno Bruto que elabora el INDEC mostraron que en el cuarto trimestre de 2016 éste creció un 0,5% respecto al tercero en su medición sin estacionalidad (s.e.), constituyendo el segundo período consecutivo en alza (la corrección de la serie desestacionalizada arrojó una leve suba de 0,1% en el tercer cuarto del año pasado). Con estos datos, la economía acumuló una contracción de 2,3% durante todo 2016, con una baja interanual (i.a.) algo menor en el cuarto trimestre (-2,1%).

En cuanto a la dinámica más reciente, el Estimador Mensual de Actividad Económica (EMAE), publicado también por el ente nacional de estadísticas, arrojó para enero un alza interanual de 1,1%, en lo que fue su primera variación positiva en nueve meses, pese a que con respecto a diciembre se retrajo un 0,5% (s.e.). En tanto, el Índice General de Actividad de Orlando J. Ferreres (IGA-OJF), capturó para febrero una disminución de 2,3% interanual, acumulando en el primer bimestre de 2017 un descenso de 1,4%, influida por una retracción mensual de 0,7% (s.e.). Pese a todo, de mantenerse constante durante marzo, el IGA-OJF arrojaría una suba aproximada de 0,7% en el primer trimestre de 2017 con relación al cuarto del año pasado (equivalente a un ritmo de crecimiento anualizado de 3%), aunque las últimas cifras dejan entrever que la actividad se muestra todavía volátil y la recuperación por el momento es suave, previéndose que se consolide entrado el segundo trimestre.

De acuerdo al IGA, en la apertura por sectores económicos, el bloque agrícola-ganadero acumuló un alza de 8,6% interanual en el primer bimestre, reflejo de la cosecha récord de granos proyectada para la presente campaña, siendo éste el principal sector que muestra una inequívoca tendencia al alza. En contraposición, la industria manufacturera continúa en baja, con una caída de 6% interanual de acuerdo a la medición de Ferreres, y un descenso algo más moderado según la estimación oficial del EMI-INDEC (-3,5% i.a.), aunque aquí vale la pena mencionar que la contracción del nivel general de la industria se vio sobredimensionada por la fuerte baja en la producción de vehículos durante febrero, afectada por paradas técnicas.

El comercio es otro de los bloques que cae por encima del promedio de la economía, con una contracción de 3,1% anual en el primer bimestre, reflejando el clásico desfasaje para esta época del año entre “salarios viejos” y “precios nuevos”. De hecho, en los próximos meses se prevé que, a medida que se vayan cerrando las diferentes paritarias (concentradas en un 80% en el segundo trimestre), los incrementos salariales serán un factor que comenzará a jugar a favor, apuntalando la recuperación agregada.

Por otro lado, otros sectores han dejado atrás las bruscas caídas observadas hasta mediados de 2016, siendo el caso de la construcción un claro ejemplo en este sentido (con una merma de 2,9% en el primer bimestre de acuerdo al ISAC-INDEC, que compara con un -12,7% promedio del año pasado). Este sector presenta una recuperación en el margen, junto con 7 meses consecutivos de empleo en alza, impulsado por la obra pública, pero ahora también con favorables perspectivas para la obra privada, en un marco de fuerte repunte del mercado inmobiliario y del crédito hipotecario.

Por otro lado, esta semana se conocieron los datos fiscales del mes de febrero, los cuales se muestran en línea con el objetivo oficial de déficit primario previsto para el primer trimestre del año. Si bien el rojo fiscal mostró una suba de 61% contra febrero de 2016, el saldo negativo acumulado en el primer bimestre sumó $23.161 millones, lo cual deja un margen significativo para cumplir con la meta trimestral, de 0,6% del PBI, equivalente a $58.500 millones (más aún si se tienen en cuenta los ingresos del régimen de sinceramiento fiscal registrados en marzo, su último mes de vigencia).

En cuanto a los números fiscales, resulta interesante también observar la composición del gasto. En febrero el gasto primario (+39% i.a.) se siguió reorientando en favor de las inversiones en infraestructura (el gasto de capital creció 64%) y las prestaciones sociales (+47%), relegando progresivamente a un segundo plano los subsidios económicos, con el foco puesto en Energía (-6%).

La reorientación que muestra el gasto público, al tiempo que busca hacerlo más eficiente y productivo, pone de relieve también la intensión oficial de contribuir a apuntalar la recuperación económica a través de la obra pública. Por otro lado, el poner el acento en el gasto social, focalizando los recursos del Estado en los sectores más vulnerables, resulta clave en un marco en el que, de acuerdo a la última medición presentada esta semana por el INDEC, la pobreza si bien muestra una reducción en el margen aún afecta al 30,3% de la población urbana.

Estos números continuarían cediendo en 2017, a medida que los salarios recuperen poder de compra en un contexto de inflación en descenso, y se afiance también la recuperación del empleo. Aunque una reducción significativa en los niveles de pobreza requerirá dejar atrás definitivamente episodios recurrentes de inestabilidad macroeconómica que alejan la inversión privada, atacando al mismo tiempo frentes estructurales como son la informalidad laboral o las carencias en el sistema educativo.

CONTENIDOS

  • Gradual recuperación de la actividad económica (pág.2)
  • Resultado Fiscal: en línea con la meta oficial trimestral (pág.6)
  • Pobreza: un desafio de largo aliento (pág.8)
  • Cifras volátiles, en un marco general de recomposición de los flujos comerciales (pág.10)
  • La marcha de los mercados (pág.12)
  • Estadístico (pág.14)
Fuente: Banco Ciudad

Leer más Informes de:

Macroeconomía