Informe Semanal #445 – Banco Ciudad

La Semana en pocas palabras

Los últimos datos de precios difundidos por el INDEC reflejaron una evolución
favorable de la inflación en noviembre, la cual se desaceleró respecto a octubre y
se ubicó en uno de los niveles más bajos del año. A pesar de esto, las subas
previstas en los precios regulados y la evolución que vienen delineando las
expectativas, que se ubican por arriba de las metas oficiales, llevaron al Banco
Central a mantener sin cambios la tasa de política monetaria. Esto convalida un
escenario de presiones a la baja del tipo de cambio, más allá de movimientos en el
margen, como el asociado al ruido político derivado de la discusión parlamentaria
por la fórmula de cálculo de la movilidad jubilatoria.
En lo que hace a la evolución de los precios internos, la inflación de noviembre se
ubicó en 1,4%, marcando un leve descenso respecto a octubre (1,5%) y
acumulando un 21% en lo que va del año. Los incrementos más significativos se
dieron en Transporte (3%), producto de las subas en los precios de los
combustibles, y en Restaurantes y Hoteles (1,8%), mientras que los precios de los
Alimentos y bebidas (uno de los rubros con mayor peso en la canasta de consumo
de las familias), se siguió desacelerando, hasta un 1,2%.
La inflación subyacente o “núcleo” (que excluye las variaciones de precios
regulados y aquellos con un comportamiento estacional) fue del 1,3%, inferior a la
variación del nivel general del IPC, manteniéndose en el mismo valor de octubre y
mínimo del año. Con este dato, la tendencia que muestra la inflación subyacente
(que es la que en última instancia controla el Banco Central) sigue siendo a la baja,
promediando en los últimos tres meses un 1,4% mensual, equivalente a una tasa
anualizada de 18%, la menor desde que el INDEC comenzó a publicar nuevamente
los datos oficiales de precios a mediados de 2016.
Considerando el último Relevamiento de Expectativas de Mercado (REM) del BCRA,
que anticipa una inflación mensual de 2,1% en diciembre, donde influyen las subas
previstas en las tarifas del gas y la energía eléctrica, pero también en otros rubros
como medicina prepaga, la inflación anual alcanzaría el 23,5% en 2017, situándose
por arriba del techo de la meta fijada por la autoridad monetaria (17%). Por otra
parte, para 2018 los analistas proyectan un incremento del IPC de 16,6%, lo cual
implicaría una desaceleración de la inflación por segundo año consecutivo, aunque
a un ritmo menor que el previsto en las metas oficiales (10% +/- 2% para 2018). En
este escenario, el Banco Central decidió mantener sin cambios su tasa de política
monetaria en 28,75%, en línea con lo anticipado por el mercado.
En relación al manejo de la política monetaria, y más específicamente en lo que
hace a la interacción con la estrategia de financiamiento del gobierno nacional,
desde el Ministerio de Finanzas se sumaron esta semana a la habitual licitación de
letras en dólares, la colocación de letras denominadas en moneda local, por un
monto total de unos $22.800 millones (equivalentes a USD 1.300 millones). Esta
colocación en pesos apuntó, por un lado, a diversificar las fuentes de
financiamiento por moneda (hoy con un sesgo a las emisiones en dólares), pero
también a facilitar el manejo de la política monetaria al BCRA. En este sentido, las
compras de dólares del BCRA al Tesoro por lo obtenido por sus colocaciones en
moneda extranjera constituyeron en los últimos dos años la principal fuente de
emisión de pesos, con la consiguiente reabsorción vía Lebacs y el crecimiento en el
stock de estos instrumentos.
Por otro lado, en lo que hace a la evolución del tipo de cambio, los elevados
rendimientos en moneda local continúan siendo un factor que opera a favor de la
apreciación del peso. En lo que va de diciembre el tipo de cambio promedió $17,30,
lo cual representa una apreciación de 1,1% respecto a noviembre ($17,49 en
promedio), y una devaluación del orden de 9% en términos interanuales.
En este escenario, con tasas en niveles elevados y una tendencia a la apreciación
del peso, continuó la discusión del conjunto de reformas económicas de índole
fiscal que impulsa el gobierno, el cual se orienta a la reducción de los desequilibrios
presupuestarios, tanto a nivel nacional como provincial, además de mejorar la
posición de competitividad de la producción local, promover el crecimiento, la
inversión y el empleo. En este marco, la semana estuvo signada por la discusión en
la modificación de la fórmula de movilidad de las jubilaciones, cuyo tratamiento
debió pasar a un cuarto intermedio, poniendo en el centro de la agenda del tramo
final del año la aprobación del paquete de reformas oficiales.

Fuente: Banco Ciudad

Leer más Informes de:

Macroeconomía