Informe Económico Semanal N° 426 – Banco Ciudad

La construcción sigue ganando protagonismo como uno de los motores de la recuperación, sostenida ahora por un creciente dinamismo de la obra privada. Esta mejora, a través de las múltiples ramificaciones que vinculan la actividad de la construcción con distintos sectores de la industria, se deja sentir en la evolución de esta última, que en mayo comenzó nuevamente a mostrar números positivos, favorecida también por un repunte en la producción automotriz.

De acuerdo al Indicador Sintético de Actividad de la Construcción (ISAC) del INDEC, el sector experimentó en mayo una mejora de 10,3% interanual (i.a.), la tercera suba consecutiva de dos dígitos, acumulando en los primeros 5 meses de 2017 un alza de 5,1%.

Gracias al impulso que aporta la obra pública, continúa destacándose el fuerte crecimiento interanual en la demanda de asfalto, del 71% en mayo y 89% en el acumulado del año. Aunque a esto se suman, también, incrementos claros en la mayoría de los insumos, reflejo de una recomposición ya más generalizada. El hierro para hormigón creció 26%, las pinturas para la construcción 14% y los despachos de cemento 10%, por nombrar algunos de los rubros más dinámicos.

El empleo en el sector también continúa mostrando signos de recuperación. De acuerdo al Ministerio de Trabajo, en base a datos del Sistema Previsional, en abril (último dato disponible) la cantidad de puestos de trabajo registrados en la construcción subió un 0,8% (sin estacionalidad), con una variación interanual de 6%, equivalente a un incremento de poco más de 24.000 puestos laborales en los últimos 12 meses. Frente al mayor empuje que evidenció en un inicio la obra pública, las expectativas de los empresarios de la construcción, relevadas en la encuesta cualitativa del INDEC, apuntan ahora a un mayor dinamismo de la obra privada.

Consultados sobre la evolución del sector en los próximos meses, las empresas que realizan principalmente obras privadas indicaron en su mayoría (52,6%) que creen que el nivel de actividad aumentará, frente a sólo un 5,3% que cree que disminuirá. Esto marca una mejora sustancial respecto a la encuesta previa, en la que la proporción de respuestas favorables fue del 35%, con cerca de 12% de respuestas negativas.

En lo que hace al comportamiento de la industria, el Estimador Mensual Industrial (EMI) del INDEC registró en mayo su primera variación interanual positiva en 16 meses, arrojando un crecimiento de 2,7%. El acumulado del año, si bien se sigue ubicando por el momento en terreno negativo (-1,4%), ha moderado su ritmo de caída, tras retroceder 2,5% en los primeros cuatro meses de 2017 y 4,6% en 2016. Como se mencionó, la mejora en el sector de la construcción se deja sentir en diversas ramas de la industria.

El rubro de minerales no metálicos, que ostenta quizás el vínculo más claro, subió 2,7% interanual en mayo, con alzas de 6,1% en cemento y 5,3% en otros materiales para la construcción. También en las industrias metálicas básicas (2,6%) impactó en forma positiva la mayor producción de hierro redondo para hormigón, y en la industria metalmecánica (11,6%) la elaboración de maquinarias y herramientas para la construcción, aunque este último sector viene siendo favorecido primordialmente por el dinamismo que exhiben los rubros productores de maquinaria agrícola. Más allá de esto, en el mes, el crecimiento más marcado se dio en la industria automotriz (17,4%) que registró un alza de 13,8% en la producción de vehículos, impulsada por mayores ventas externas (9,7%), de la mano de una diversificación de los destinos de exportación a países fuera del Mercosur.

En el otro extremo, uno de los sectores que sigue mostrándose más rezagado es el textil, con un retroceso de 13,3% en mayo y 18% en el acumulado de los primeros cinco meses de 2017. En la semana, el INDEC presentó también los datos de actividad agregada de abril, los cuales mostraron que la economía siguió operando en dicho mes en los mismos niveles de marzo, con un leve repunte en términos interanuales. Más específicamente, el Estimador Mensual de Actividad Económica (EMAE) registró una variación nula contra el mes previo medida sin estacionalidad, experimentando un crecimiento de 0,6% en comparación con abril de 2016.

De esta forma, en el acumulando de los primeros cuatro meses de 2017, la economía se habría expandido un 0,4% en comparación con igual período del año previo. Finalmente, en el plano financiero, el Banco Central decidió esta semana mantener sin cambios su tasa de política monetaria en un 26,25%, nivel en el que se mantiene constante desde mediados de abril.

En su comunicado, el BCRA indicó que los datos preliminares de inflación del mes de junio, si bien se estarían situando en niveles similares a los de mayo, siguen resultando mayores a lo que la entidad esperaba para esta época del año, con persistencia de la inflación subyacente. Con todo, pese a los altos rendimientos en pesos, el tipo de cambio se movió al alza en la semana, quebrando los $16,5 por dólar, tras la campana de largada de la campaña electoral.

Fuente: Banco Ciudad

Leer más Informes de:

Macroeconomía