Informe Económico Semanal #446 – Banco Ciudad

En Argentina, existen actualmente 605 mil empresas activas, de las cuales el
83% son microempresas, el 16,8% Pymes y sólo el 0,2% son grandes.
Asimismo, son las micro, pequeñas y medianas empresas las que contratan al
49,7% de los trabajadores del sector privado registrado.
En función de su importancia sobre el tejido productivo se vuelve esencial
conocer a los empresarios pymes, sus experiencias y sus expectativas de cara
al futuro.
Con esta premisa, desde el Banco Ciudad se ha realizado, en noviembre de
este año, la primera encuesta de Clima Empresarial PYME confeccionada por
una entidad financiera, procurando ayudar a dar respuestas a la necesidad de
información del ecosistema PyME.
La iniciativa abarcó un total de 211 empresarios MIPyMEs, de los cuales el
90% estuvo distribuido entre los sectores de Comercio, Industria y Servicios;
correspondiendo, por otra parte, el 48% a la categoría de Microempresa, el
32% a Pequeña empresa y el 20% Medianas (de acuerdo a la clasificación de la
SEPyME).
Respecto a los principales resultados que han surgido del relevamiento, se
destaca que, en un 2017 en el cual el país ha vuelto a crecer y avanzado hacia
un entorno de mayor estabilidad macroeconómica, los empresarios
manifiestan una visión positiva sobre lo ocurrido en el año.
En concreto, cerca de la mitad de los empresarios MIPyME consultados (47%)
declaró que sus ventas en unidades han aumentado en relación al año
anterior, mientras que el 23% expresó que se mantuvieron estables y un 30%
que habían disminuido.
En este marco, el porcentaje promedio de su facturación asignado a
inversiones fue del 19,8%, superior al ratio de inversión/PIB de la economía
agregada, destinando la mayor proporción de estos recursos a mejoras de
procesos y adquisición de bienes de capital.
Al consultar a los empresarios por las principales fuentes de financiamiento,
un 83% declaró utilizar recursos propios; al crédito bancario recurren el 43%
de los encuestados, mientras que un 35,5% asegura financiarse por medio de
sus proveedores. Estos resultados reflejan una oportunidad (y a la vez un
desafío) para incrementar la penetración bancaria en el sector.
Según lo relevado por la encuesta, los factores que más han preocupado a los
empresarios PyME en el último año fueron los aumentos de costos, sus
fuentes de financiamiento y una rentabilidad más ajustada. Como contracara,
entre los problemas señalados como de menor relevancia se encontraron un
incremento en la competencia a causa del mayor flujo de importaciones y una
débil demanda de sus productos.
De cara al 2018, el 77% de los empresarios considera que las unidades
vendidas aumentarán y sólo el 6% manifiesta que las ventas tenderían a
disminuir, presentando un cuadro más positivo que en 2017. En cuanto a su
dotación de personal, si bien el 49% prevé mantenerla estable, el 42% estima
incrementarla y sólo el 8,5% disminuirla. Asimismo, 2 de cada 3 consultados
prevé aumentar sus inversiones en 2018.
En conclusión, según lo relevado, los empresarios PyME consultados ya
comenzaron a ver mejoras en sus negocios en el corriente año, las cuales se
consolidarían en 2018, con perspectivas mayoritariamente positivas para el
año que comienza.

Fuente: Banco Ciudad

Leer más Informes de:

Macroeconomía