Informe Económico Semanal #444 – Banco Ciudad

Distintos indicadores siguen reflejando el buen momento por el que atraviesa la economía real. El sector de la construcción y la industria continúan creciendo de forma sostenida, al tiempo que la recaudación tributaria muestra un avance robusto, centrado en impuestos como el IVA, estrechamente ligados a la evolución del nivel de actividad. En este marco, las noticias en lo que hace a la evolución de los precios internos resultan menos alentadoras. Las subas anunciadas en las tarifas de los servicios públicos y en otros precios regulados empujaron al alza las
expectativas de inflación, tanto para este año como para el próximo, ampliando la brecha con respecto a las metas oficiales. Esto hace prever que el Banco Central mantendrá el sesgo contractivo de la política monetaria en el corto plazo, aunque sin impactar en las proyecciones de crecimiento, que siguen anticipando un sólido avance en 2018 y también 2019.
En lo que hace a los datos del nivel de actividad, de acuerdo a lo informado por el INDEC, la construcción se expandió un 25,3% interanual (i.a.) en octubre, en lo que fue su variación más pronunciada en más de una década, acumulando una mejora de 11,6% en 2017. El sector viene liderando el crecimiento, impulsado ya no sólo
por la obra pública, sino también la privada, en un marco de fuerte repunte del mercado inmobiliario y del crédito hipotecario, que creció un 91% i.a. en noviembre y va camino a duplicar el stock total de financiaciones en el corriente año. Asimismo, la construcción sigue marcando la delantera en cuanto a la creación de empleo formal, arrastrando además a diversas ramas industriales.
En este sentido, la actividad manufacturera se expandió un 4,4% i.a. en octubre, en lo que fue su sexta suba interanual consecutiva, con incrementos destacados en los bloques de minerales no metálicos (cemento), metalmecánica y metales básicos, todos sectores ligados a la construcción. Sin embargo, el alza más importante del
último mes vino dada por la industria automotriz (+25,6% i.a.), donde comienza a impactar de forma más clara la recuperación registrada por la demanda brasileña.
El principal socio comercial de nuestro país, y mayor demandante de exportaciones industriales locales, va dejando atrás una profunda y prolongada recesión, apuntando a crecer cerca de 1% este año y 2,6% en 2018, algo que ya se ve
reflejado en las estadísticas de patentamientos del país vecino. En Brasil, las ventas de vehículos se anotan un crecimiento de 9% en lo que va del corriente año, tras haber caído 27% en 2015 y 20% en 2016, previéndose que este sea uno de los elementos clave para sostener el crecimiento de la industria argentina en 2018.
Por el lado de la recaudación tributaria, las cifras de noviembre arrojaron un crecimiento de 23,1% i.a., más moderado que el promedio del año (+31,7%), aunque si se excluyen de la comparación los recursos extraordinarios que aportó el blanqueo impositivo en el mismo mes de 2016, el incremento trepa al 32,5% (+8%
en términos reales). Se destaca aquí la evolución de los tributos vinculados al nivel de actividad, y del IVA en particular, que experimentó su mayor suba en lo que va del año (+41,8%), equivalente a una mejora de 16% en términos reales.
Ahora bien, en contraste con el panorama que muestran los datos del nivel de actividad, la evolución de los precios presenta algunos claroscuros, ya que si bien se observa una tendencia general a la desaceleración de la inflación, esta se ve impactada por los ajustes en las tarifas de los servicios públicos, que suman volatilidad a las variaciones del nivel general de precios en el corto plazo.
En este sentido, esta semana se conoció el último Relevamiento de Expectativas de Mercado (REM) del Banco Central, el cual capturó como las subas en los precios regulados previstas para diciembre elevaron las expectativas de inflación para dicho mes al 2,1% mensual (23,5% i.a.), medio punto por encima de las previsiones del mes previo. De igual forma, también corrigió al alza la expectativa para 2018 (+0,6 puntos porcentuales), situándose en 16,6%, 4,6 puntos por arriba del techo de la meta de la autoridad monetaria (10% +/- 2%).
En línea con las mayores expectativas de inflación, los analistas consultados no prevén una baja de las tasas de interés hasta el mes de abril, coincidentemente con las declaraciones del Presidente del BCRA. De acuerdo a los resultados del REM, la tasa de política se mantendría en 28,75% hasta marzo, para luego disminuir
paulatinamente, hasta un 22% a fin de 2018.
Lo interesante, sin embargo, es que a pesar del endurecimiento esperado de la política monetaria, las proyecciones de nivel de actividad no han sufrido grandes cambios, previendo el consenso de los analistas un crecimiento del Producto de 2,9% para el corriente año, que treparía a 3,1% en 2018 y 3,3% en 2019. Esto refleja como todo proceso de ordenamiento macroeconómico y desinflación representa un desafío, pero a la vez una oportunidad para que la economía crezca de manera sostenida, siendo mayores los pros que los contras de avanzar hacia una
macroeconomía más sólida y sana.

Fuente: Banco Ciudad

Leer más Informes de:

Macroeconomía