Informe de Política Monetaria Enero de 2018

Política monetaria: evaluación y perspectivas
En 2017 la inflación bajó al tiempo que la economía consolidó su crecimiento. La inflación interanual
cayó cerca de doce puntos porcentuales, mientras se actualizaron tarifas de servicios públicos y el tipo de
cambio real se mantuvo estable. El crecimiento del producto interno bruto (PIB) apunta a una expansión
del orden de 3% en 2017, con cinco trimestres creciendo a un ritmo de 4% anual y sin que se presenten
indicios de desaceleración. La inversión lidera el ciclo, apoyada por el consumo, que se estima
crece a un ritmo levemente superior al del PIB. El tipo de cambio real multilateral se mantuvo estable
durante el año, ubicándose 23,4% por encima del valor final del “cepo” cambiario. Al mismo tiempo, el
crédito siguió creciendo con fuerza. El crédito total en términos reales aumentó a una tasa de 24,6%
interanual en diciembre de 2017, con el crédito hipotecario expandiéndose, también en términos reales,
al 7,5% mensual en los últimos dos meses del año, y acumulando un crecimiento de 70,9% en 2017.
La desinflación no fue tan rápida como la deseada por el BCRA. El primer factor que explica el desvío
con respecto a la meta es una política monetaria que fue relajada entre octubre de 2016 y marzo de 2017,
como respuesta a la menor inflación observada en la segunda mitad de 2016. Esta política resultó, expost,
ser menos contractiva de lo requerido. El segundo factor fue un aumento de precios regulados por
encima de lo estimado por el BCRA, con una incidencia directa de más de dos puntos porcentuales en la
inflación anual. Finalmente, si bien los contratos nominales de mediano plazo en 2017 tuvieron en cuenta
en mayor medida la expectativa de inflación futura, hubo cierta persistencia de la inflación pasada,
por ejemplo, en los contratos laborales.

Fuente: BCRA

Leer más Informes de:

Finanzas