Informe de coyuntura. Relevamiento de indicadores oficiales y privados entre el 16 de diciembre de 2016 y el 15 de enero de 2017.

El presente informe recopila distintos indicadores económicos públicos y privados dados a conocer desde el 16 de diciembre del año 2016 al 15 de enero de 2017. En esta ocasión se detallan las posibles causas de la salida de Prat Gay, la caída de la industria, el balance 2016 del fondo federal solidario, la evolución en el tercer trimestre del 2016 de la distribución del ingreso, la variación interanual de 2016 de los precios, la recaudación impositiva en 2016, entre otras cosas.

Las razones del alejamiento de Prat Gay de la cartera de Hacienda y Finanzas pueden haber sido multicausales (diferencias políticas, roces con pesos pesados del macrismo – Quintana, Peña, Sturzenegger, Aranguren-Frigerio, etc). Sin perjuicio de eso, los datos duros de la economía eran una razón de peso para forzar esa renuncia. En esa línea, el diario británico Financial Times planteaba días antes que en la Argentina hay “incertidumbre económica” y “el Sr. Prat-Gay ha enfrentado fuertes críticas con respecto a que la economía ha tomado más tiempo para recuperarse de lo que inicialmente predijo”.

En efecto, la caída de la actividad económica fue particularmente pronunciada en industria y construcción. Según el Indec, la actividad manufacturera registró un retroceso interanual del 4,1 por ciento en noviembre, acumulando una caída del 4,9 por ciento en 2016. El sector industrial atraviesa una tormenta perfecta: incremento de los costos, retracción de la demanda e incremento de la competencia importadora. Por su parte, las ramas manufactureras exportadoras están sufriendo el impacto de la crisis brasileña. El ejemplo paradigmático es el de la industria automotriz que cerró 2016 con la peor marca de los últimos diez años: la caída interanual fue del 10 por ciento y las exportaciones retrocedieron el 20,8 por ciento. El volumen fabricado (472.776 vehículos) fue el más bajo desde 2006 cuando se habían alcanzado las 432.101 unidades. A partir de entonces, la producción de vehículos siempre se mantuvo arriba de las 500.000 unidades. El máximo de producción fue en el 2011 con 828.771 unidades. La industria santafesina no es ajena a ese panorama general, salvo el caso particular de la rama oleaginosa, según el relevamiento realizado por Fisfe.

Fuente: Cedebh

Leer más Informes de:

Macroeconomía