Info. Económico Nº 415 – Banco Ciudad

Esta semana, junto con los datos de la recaudación impositiva del mes de marzo se conocieron los números finales que arrojó el Régimen de Sinceramiento Fiscal, los cuales dan cuenta del importante rol que jugó en estos meses lo obtenido por el impuesto especial en el crecimiento de los ingresos tributarios. Además de esto, el éxito que alcanzó la iniciativa, posicionándose como una de las más importantes a nivel mundial, puso de relieve otras implicancias de carácter más permanente, como ser la ampliación de la base tributaria, la posibilidad de darle una mayor profundidad al mercado financiero y de capitales doméstico, o incluso brindar un impulso adicional al rebote observado en la construcción y el mercado inmobilario.

En lo que hace a la evolución de la recaudación tributaria, esta totalizó $212.295 millones durante marzo, con un aumento del 54,1% interanual, impulsado por el pago del impuesto especial del “blanqueo”. Estos recursos extraordinarios alcanzaron $28.000 millones, explicando 20 puntos del incremento experimentado por la recaudación. De todas formas, aun excluyendo estos fondos, los ingresos tributarios crecieron un 34%, variación superior a la inflación del período.

En marzo, se destacó la evolución del impuesto a las ganancias que, con un alza de 35%, prácticamente triplicó el crecimiento observado durante 2016 (13%) y en el primer bimestre de este año (12%). Aquí ayudó, no obstante, la baja base de comparación, ya que en marzo del año pasado la recaudación por ganancias comenzó a verse afectada por las devoluciones de lo que se había retenido por compras de moneda extranjera durante la vigencia del “cepo cambiario”.

También mostraron un avance importante las contribuciones a la seguridad social, que registraron un alza de 42%, muy por encima de la inflación. La suba estaría siendo favorecida en este caso por los incrementos salariales que se han ido acordando recientemente, aunque también estaría reflejando una consolidación de la recuperación de los puestos de trabajo iniciada a mediados del año pasado.

Los impuestos ligados al nivel de actividad, que habían impulsado el crecimiento de la recaudación en los primeros dos meses del año, tuvieron un comportamiento más moderado en marzo, aunque esto se explica parcialmente por mayores devoluciones del IVA en comparación con marzo de 2016. En particular, la recaudacion del IVA-DGI subió un 23%, contra un incremento promedio de 39% en el primer bimestre, pero si se excluyen las mayores devoluciones vinculadas con las operaciones de comercialización de granos (que pasaron de $763 millones en marzo 2016 a $4.020 millones el mismo mes de este año), el crecimiento habría sido del 33%.

En cuanto a los resultados que arrojó el Régimen de Sinceramiento Fiscal, el total de activos exteriorizados alcanzó los USD 116.800 millones, lo cual constituye un récord a nivel local y posiciona también a esta iniciativa como una de las más exitosas a escala global. En comparación con experiencias locales anteriores, el monto exteriorizado superó ampliamente lo que se sinceró en 2013-2015 (USD 2.595 millones) y en 2009 (USD 4.692 millones), claro reflejo de una mayor confianza. En tanto que, a nivel global, se ubicó como la segunda iniciativa más importante por el volumen de activos exteriorizados, sólo después de Indonesia (USD 330.000 millones), y la más exitosa medida por la recaudación fiscal obtenida en relación al PIB, equivaliendo los $148.600 millones recaudados a 1,8% del Producto Interno Bruto, el doble de lo obtenido en Indonesia (0,9% del PIB), el segundo de la lista.

Sin embargo, como se mencionó anteriormente, los beneficios asociados al “blanqueo” van más allá del importante volumen de recursos que aportó la recaudación del impuesto especial. Por un lado, prácticamente se duplicó la base imponible del impuesto a los bienes personales, llevándola desde USD 116.000 millones a USD 226.000 millones. Pero además, una porción no menor de los fondos blanqueados (equivalentes a un 20% del PIB), tendería a posicionarse en activos locales, en un ámbito de mayor estabilidad y búsqueda de rendimientos frente a tasas de interés globales deprimidas, contribuyendo a darle mayor profundidad al mercado financiero y de capitales doméstico, junto con un potencial impulso adicional a la construcción y el mercado inmobiliario.

Debe tenerse en cuenta que el crédito al sector privado representa actualmente menos de 14 puntos del Producto Interno Bruto, de manera que con que una parte de los recursos exteriorizados regresaran al país y se canalizaran por esta vía, podría hablarse de la emergencia de un “virtual nuevo sistema financiero argentino”. Asimismo, es probable que otra porción importante de los recursos se orienten a la demanda de títulos públicos locales, los cuales se encuentran exentos del pago del impuesto a los bienes personales, favoreciendo de esta manera las condiciones de financiamiento del gobierno nacional durante el gradual proceso de consolidación fiscal previsto para los próximos años. Finalmente, parte de estos fondos podrían volcarse al mercado inmobiliario local, contribuyendo a dar un impulso adicional a la actividad de la construcción y profundizar el proceso de reactivación en marcha.

CONTENIDOS

  • Recaudación tributaria: blanqueo rédord (pág.2)
  • La marcha de los mercados (pág.5)
  • Estadístico (pág.7)
Fuente: Banco CIudad

Leer más Informes de:

Macroeconomía Sector Público / Fiscal