Info. Económico Nº 412 – 10 de Marzo 17

El dato de inflación de febrero se vio afectado por los incrementos en los precios regulados, particularmente por las subas en las tarifas de luz, agregando volatilidad al proceso de desinflación en marcha. De acuerdo al INDEC, los precios minoristas experimentaron un alza del 2,5% en el segundo mes del año, en tanto que el IPC elaborado por la Ciudad de Buenos Aires (IPCBA) aumentó un 2,2%, marcando ambos indicadores una aceleración respecto a los meses previos. Tanto la medición del INDEC como el IPCBA habían registrado variaciones cercanas al 1,5% en promedio en el segundo semestre del año pasado y menores al 2% en enero.
A pesar de este salto en la tasa de variación mensual, en la comparación interanual  la inflación continuó su curso descendente. De acuerdo al IPCBA, el incremento contra un año atrás fue del 35,6%, alrededor de 11 puntos porcentuales por debajo de los máximos registrados a mediados de 2016 (47% en junio) y 5 puntos menos que en el mes de diciembre (41%). Este nueva y persistente desaceleración de la variación interanual tiene lugar en la medida que se compara con los meses de fuertes correcciones de precios relativos que siguieron a la unificación del mercado cambiario y las primeras subas tarifarias, que ubicaron transitoriamente la inflación mensual en un promedio del 4,1% en el primer semestre del año pasado.
Los precios regulados aumentaron en promedio un 5,2% en febrero de acuerdo al INDEC (6% según el IPCBA), aportando 1,2 puntos porcentuales (p.p.) a la inflación del mes (casi la mitad del total), destacándose las subas en las tarifas de luz, prepagas, peajes, educación y cigarrillos.
Por su parte, la inflación núcleo exhibió un comportamiento más moderado y, si bien subió respecto al mes previo de acuerdo al INDEC (1,8% en febrero contra 1,3% en enero), no se encontró muy por arriba de lo que había sido el promedio del cuarto trimestre de 2016 (1,7%). De acuerdo al IPCBA, esta se ubicó en 1,6% (versus 2% en enero), y en términos interanuales retrocedió hasta 30,8%, en comparación con su pico de 41,3% de julio del año pasado.
Neto de la suba en electricidad y peajes, la inflación de febrero hubiera sido menor al 2,0% mensual, a la vez que el primer bimestre del año finalizó con un alza promedio de 1,6% sin contar las correcciones tarifarias. En el mismo sentido, la inflación de alimentos, si bien permaneció elevada en febrero (1,9% mensual), promedia un 1,7% en últimos 6 meses, avanzando a una tasa anualizada del 23%, signifcativamente inferior a la acumulada en todo 2016 (34%).
De cara a los próximos meses, se prevé que los servicios continúen sosteniendo la tasa de inflación por encima de los guarismos previos, aunque posiblemente con incrementos en las tarifas de servicios públicos menores a los previstos, a la vez que el precio de los bienes se verá contenido por la estabilidad cambiaria. En marzo, se dará el segundo tramo del incremento de la tarifa de electricidad y en abril incidirá el primer ajuste de la tarifa de gas, aunque éste último será más pausado de lo proyectado originalmente, pasando parte de las correcciones para el segundo semestre. Asimismo, esta semana el Ministerio de Transporte anunció que por el momento no se realizarán cambios en las tarifas de transporte, otro elemento que ayudará a moderar (al menos parcialmente) las presiones en este frente.
Finalmente, en materia fiscal, la calificadora de riesgo Moody’s decidió esta semana mejorar la perspectiva de la calificación soberana de Argentina, llevándola de “estable” a “positiva”. Entre los fundamentos de esta decisión, Moody´s destaca la mejora en la orientación de las políticas del país, la reducción en la inflación y el retorno del crecimiento, todo lo cual contribuiría a reducir el déficit de las cuentas públicas, mejorando el perfil crediticio soberano.
Los mercados se movieron al compás de las noticias (positivas y no tanto).
Conocida la mejora en la perspectiva de la calificación de la deuda, los títulos
públicos locales reaccionaron al alza, recortando rendimientos, aunque con el
correr de la semana los mercados revirtieron esta tendencia luego que se
divulgaran indicadores que aportan señales mixtas sobre la recuperación de la actividad económica, a lo que se sumó el dato de inflación de febrero, que con un alza mayor a la esperada, obliga al BCRA adoptar una postura más conservadora en materia de su tasa de referencia, que este martes mantuvo en 24,75%, sumando ya más de 3 meses sin modificaciones, con potencial impacto en las expectativas de crecimiento de la actividad agregada.

Fuente: Banco Ciudad

Leer más Informes de:

Macroeconomía