Índice FADA diciembre 2017

  • El índice FADA bajó.
  • ¿Cuáles son los efectos de la reforma fiscal, la suba del impuesto inmobiliario y la baja de retención a la soja?
  • Ahora también se mide para Santa Fe y La Pampa.

Índice FADA Nacional

FADA publica el indicador de participación del Estado sobre la renta agrícola, con una frecuencia
trimestral. La medición de diciembre de 2017 marca una participación de los impuestos sobre la
renta agrícola del 66,2% para el promedio ponderado de los cultivos de soja, maíz, trigo y girasol.
Es decir, que de cada $100 de renta (después de costos) que genera una hectárea agrícola,
$66,20 se lo llevan los distintos niveles de gobierno. En la medición anterior, correspondiente a
septiembre, fue de 71,1%, mientras que hace un año, en diciembre de 2016, fue de 63%.

El indicador es el resultado de una división, entre un numerador, representado por los
impuestos, y un denominador, representado por la renta agrícola. Por este motivo, el índice se
mueve tanto por las variaciones en la renta agrícola, o por movimientos en los impuestos, como
la baja mensual que comenzará a darse en 2018 de los derechos de exportación a la soja, o los
efectos de la reforma tributaria.
La renta agrícola es el resultado de restarle al valor de la producción los costos de producir,
comercializar y transportar la producción. Así, por ejemplo, si suben los costos, la renta baja y el
indicador sube. Y, si bajan los precios, baja el valor de la producción, se reduce la renta y,
nuevamente, aumenta el índice FADA.
Esto también está afectado por la persistencia de los derechos de exportación a la soja, que hace
que los impuestos sean menos sensibles a las bajas en los precios y la rentabilidad. Mientras que
un impuesto como ganancias reacciona mejor a las variaciones de la renta.
En diciembre, con respecto a septiembre, hay un elemento en particular que generó la baja del
índice. Este es el precio disponible en dólares de los cultivos analizados. Con respecto a
septiembre, la soja, el trigo y el girasol aumentaron entre 15% y 19%, mientras que el maíz
aumentó un 3%. Estos aumentos de precios se combinaron con un dólar que en tres meses no
aumentó nada, en la medición de septiembre se registró un dólar de $17,50 y en esta edición se
registró el mismo valor.
Vale aclarar que si se observa el valor FOB, el único que aumentó fue el maíz, mientras que los
otros cultivos se encuentran entre un 1% y un 9% por debajo.
En paralelo, si bien la inflación en el periodo de tres meses fue de 4,9%, los precios del agro
prácticamente no se vieron afectados. Los de los insumos por estar nominados, principalmente,
en dólares. Las labores, en particular la siembra, ya estaba pactada con anterioridad, por lo que
no todos los contratistas han podido ajustar sus precios con respecto a septiembre. Los fletes,
también, se siguen pactando a los precios anteriores debido a que, por la estacionalidad del
negocio, es un periodo con una demanda débil de camiones.
Con respecto a la reciente suba del 6% en el gasoil, se espera que recién el índice FADA de marzo
capte el efecto en los costos. La razón está en que, por lo dicho en el párrafo anterior, los
contratistas y transportistas están absorbiendo el costo extra del combustible. Al menos, así se
espera que sea hasta comienzos de 2018 cuando se fijen precios para la cosecha y su transporte.
En el caso de que el productor o la empresa agropecuaria tengan máquinas propias y/o camiones
propios, a los costos extra lo están absorbiendo ellos mismos. CRA estimó recientemente, que
el costo del incremento para el sector agropecuario rondará los $2.100 millones.
Así, el incremento de los ingresos por encima de los costos hizo que mejorara la renta y bajara
el indicador. Por esta razón, el indicador bajó de 71,1% a 66,2%.
Sin embargo, el efecto inverso se verifica si la comparación se hace con respecto a diciembre de
2016. Con respecto a ese momento, el maíz disponible bajó un 12%, soja y girasol apenas
subieron entre 1% y 2%, mientras que el trigo aumentó un 13,5% (con los valores FOB el único
que aumentó fue el trigo con un 5%).
Por el lado del tipo de cambio, aumentó un 9,7% en los últimos 12 meses. Mientras que se estima
que la inflación cerrará el año con un 23% de incremento, los fletes cierran el año con un
incremento cercano al 24% y las labores agrícolas cerca de un 30%.
Esta es la definición de atraso cambiario, cuando los costos suben por encima del tipo de cambio.
Así, se tienen los mismos precios disponibles, con un dólar un 9,7% mayor, pero con costos 16%
mayores. Esta relación es la que explica que el indicador haya cerrado el 2016 con un 63% y
cierre el 2017 con un 66,2%.

Fuente: FADA

Leer más Informes de:

Agro