Indicador de precio para la cadena láctea: leche y queso cremoso ¿Productor vs supermercado?Febrero-Marzo 2017

El  sector  lácteo  durante  el  último  año  y  medio  ha  sufrido  una  crisis estructural.  Comenzó afectando en mayor medida al sector tambero, producto de una recomposición del precio del maíz  y  una  caída  importante  de  los  precios  a  nivel  internacional.  Sin  embargo,  a  medida  que fueron cerrando tambos y fue cayendo la producción  de leche, también por las inundaciones, la  crisis  también  se  fue  extendiendo  a  las  industrias,  alguna  de  las  más  importantes  con problemas previos. Esta  crisis  ha  provocado  discusiones  en  torno  a  los  precios  de  cada  eslabón  de  la  cadena  y quién se queda con las ganancias de la misma. El presente trabajo pretende sumar claridad y datos a esta discusión. Para tal fin, se elaboraron indicadores de formación de precios para la leche entera en sachet y para el queso cremoso. Se  tomaron  estos  dos  productos  para  representar  un  producto  de  primera  necesidad  con márgenes  menores  en  los  eslabones  industrial  y  comercial,  como  es  la  leche,  considerada  un producto  “gancho”  o  de  atracción;  y  el  queso,  también  muy  importante  en  la  producción láctea, pero que opera con márgenes mayores en estos dos eslabones. Leche.

El  precio  promedio  pagado  al  productor  tambero  fue  de  $5,08  por  litro  de  leche  en  febrero. Para producir ese litro, el tambo promedio tiene un costo de $5,42, paga impuestos por $0,16, resultando  una  pérdida  por  litro  de  $0,50.  Esta  pérdida  se  ha  venido  reduciendo  desde principios del 2016 pero todavía opera en terreno negativo. Mucha gente se pregunta por qué siguen produciendo con márgenes negativos. Las respuestas son  tres:  muchos  no  siguen  produciendo;  algunos  tienen  escalas  o  tecnologías  que  operan mejor  que  el  promedio;  y  la  última  respuesta  tiene  que  ver  con  que  el  resultado  antes  de impuestos y amortizaciones es positivo, de $0,40, por lo cual, el margen operativo es positivo, pero sin contabilizar impuestos y amortizaciones. La  industria  paga  $5,08  por  la  leche  cruda,  tiene  otros  costos  de  fabricación,  administración, comercialización,  fletes  y  amortizaciones,  de  $5,691;  y  paga  impuestos  por  $0,14;  resultando en una pérdida de $0,21.Vende el litro de leche entera en sachet a $10,71.El supermercado tiene otros costos por $3,04, paga impuestos por $0,78 y tiene un resultado negativo de $0,13. El precio de venta promedio de la leche es de $14,39 más IVA, derivado de promediar  una  primera  marca  con  una  segunda, tomando  60  puntos  de  venta  de  Ciudad  de Buenos Aires, Córdoba y Mendoza, a través del sistema de precios claros .

Cuando  a  este  precio  se  le  adiciona  el  IVA  del  21%,  que  significa  $3,02,  se  obtiene  un  precio final al público de $17,41. Aquí  cabe  resaltar  que  la  Ley  de  IVA  exceptúa  a  la  leche  del  pago  de  IVA,  por  lo  que  debería tener  una  alícuota  de  0%.  Sin  embargo,  el  tipo  de  leche  que  exceptúa  ya  no  se  encuentra disponible en el mercado, pero la idea de la ley es que la leche más básica que se comercializa en el mercado no pague IVA, por lo que se considera que debería actualizarse. Si se  observa  la  cadena  completa desde  la producción  hasta  la  comercialización  del  litro  de leche en febrero-marzo de este año, todos los eslabones presentan pérdidas; los costos están por  encima  de  los precios  de  venta, que  en  conjunto  representan  el  81,2%  del  precio  al consumidor(si se tiene en cuenta el precio neto de IVA, la participación de los costos ascienden a 98,3%), con una presión impositiva del 23,6% y un margen negativo en torno a -4,8%.

Fuente: FADA

Leer más Informes de:

Agro Comercio