Evolución de las energías renovables en Argentina

En sintonía con los datos incorporados al informe publicado por KPMG en diciembre
de 2016, “Desarrollo de Energías Renovables: El contexto latinoamericano y el caso
argentino”, la implementación de fuentes de energías limpias continúa siendo un tema de
interés global, tanto en lo referente a la eficientización de las inversiones en generación
energética debido a su creciente preponderancia como oportunidad de negocio, como en lo
que concierne a la preocupación general por el cambio climático. En este sentido, aunque
los montos totales de inversiones en la materia a nivel mundial se desaceleraron
levemente durante 2016 –debido principlamente a la reducción de los costos asociados a
la implementación de proyectos-, las principales tendencias que ya venían delineándose el
año anterior se intensificaron: para cubrir una demanda energética siempre creciente, la
capacidad añadida de generación de energía proveniente de fuentes renovables alcanzó
los 161 GW1, superando incluso la cifra de 2015 (147 GW), que había sido récord en la
incorporación de este tipo de fuentes energéticas a la capacidad global. De ese total
añadido, el 46,5% fue aportado por la energía solar fotovoltáica, el 34,1% por la eólica y el
15,5% por la hidráulica, en tanto que el 4% restante se distribuyó entre las energías
provenientes de la biomasa, los biocombustibles y otras fuentes como las geotérmicas y
termosolares. En total, la capacidad mundial se incrementó un 9%, llegando a 2017 GW
hacia fines del 2016. Asimismo, se mantuvo la preferencia ya observada en 2015 de
invertir en energías limpias en lugar de en combustibles fósiles, razón por la cual las
energías renovables representaron aproximadamente un 62% de la adición mundial neta a
la capacidad energética en 2016.
Durante 2015 el gran envión a las inversiones en energías limpias provino de los
llamados estados emergentes, ya que por primera vez en la historia los países en vías de
desarrollo destinaron más recursos a proyectos de energías renovables que los países
desarrollados2, gracias al impulso de China, India y Brasil que ese año aportaron alrededor
del 50% del total global de inversiones en este tipo de energías. No obstante, los fondos
destinados por estas economías tendieron a estabilizarse y equipararse durante 2016,
mostrando incluso cierta desaceleración que determinó un nivel de inversión global en
energías limpias un 20% menor (US$ 242.000 millones)3 a la cifra del año anterior.
Finalmente, y si bien el dato relativo al monto de inversiones globales en proyectos de generación/mantenimiento de esta clase de energías aún no se encuentra disponible para
el año 2017, Bloomberg New Energy Finance estima que sería similar o ligeramente
superior a la de 2016.

Fuente: KPMG

Leer más Informes de:

Energía y Minería