¿ES POSIBLE CUMPLIR LA META INFLACIONARIA?

El Gobierno fijó para 2018 una meta inflacionaria del 15%. Ello equivale a una
tasa de inflación mensual del 1,17%. Sin embargo, en enero, la variación de
precios al consumidor fue del 1,8%, y en febrero, del 2,4%. Esto implica que,
en el primer bimestre del año, la inflación acumulada fue del 4,2%, mientras
que para mantenerse dentro de la meta fijada debería haber sido del 2,3%, casi
la mitad.
Los ajustes tarifarios continuarán teniendo efecto sobre los precios al
consumidor durante marzo y abril. Suponiendo una inflación acumulada en el
primer cuatrimestre de entre 6 y 7%, ella se ubicaría muy por encima del 4,8%
que requiere el cumplimiento de la meta fijada. Por ello, para alcanzarla, la
inflación no debería exceder el 1% mensual en el resto del año.
Sin embargo, en mayo será el turno de AYSA, y en junio habrá nuevos
incrementos en el transporte; por su parte, a partir de mayo, las empresas de
gas y de electricidad continuarán recomponiendo sus tarifas en base a la
inflación.
En otra orden, cabe esperar cierto deslizamiento en la cotización del dólar. Ello
se traducirá en incrementos en los precios de los bienes sujetos a comercio
internacional, esto es las importaciones y exportaciones. Entre estas últimas se
incluyen productos que se utilizan como insumos en la elaboración de bienes
de la canasta de consumo, como ocurre con el trigo, el maíz, las carnes o el
aceite, para citar sólo los más significativos.
Por lo tanto, parece difícil de alcanzar la meta de una inflación mensual no
superior al 1% mensual entre mayo y diciembre.

Fuente: CENE

Leer más Informes de:

Precios