En 2016 ingresaron un 11,6% más de buques al Gran Rosario

Con 2.420 buques ingresados para cargar mercadería de distinta naturaleza en la franja de terminales portuarias instaladas entre Timbúes y Arroyo Seco, se igualó la cifra de embarcaciones que arribaron a esas mismas instalaciones en el año 2011. Si bien esta cifra fue superior en un 11,6% a la registrada durante el año 2015, resulta la segunda vez en tocar ese valor pico en los últimos 17 años. No hay dudas de que la cantidad de buques en 2016 señala la importancia de este hub industrial-portuario, con una variación positiva del 8,8% respecto del promedio de buques ingresados en el quinquenio 2011-2015.

 

En este artículo se analiza la evolución del ingreso de buques a las terminales portuarias localizadas en el Gran Rosario, desde Timbúes hasta Arroyo Seco en el año 2016 y se lo compara con el año anterior. Asimismo, se compara la evolución de dicho ingreso con los datos del quinquenio 2011-15. La base de la información es la circular que elabora diariamente la firma Alpemar Shipping Agency.

Cabe señalar que los datos mencionados se refieren a los buques en viajes internacionales e incluye a todos los barcos, cualquiera sea la carga que transporten. Sin embargo, las cifras no incluyen a los convoyes de barcazas que navegan aguas arriba o abajo de la vía navegable. Además, cabe señalar que en el cómputo se contabilizan todos los ingresos de los buques a cada una de las terminales de nuestra zona: es decir que si un buque ingresa a dos o más terminales se contará como dos o más ingresos.

Como se aprecia en el Cuadro N° 1, durante el año 2016 arribaron 2.420 buques, es decir un 11,6% más que durante el año 2015. A la denominada zona de San Lorenzo, que abarca a las terminales ubicadas desde esa ciudad hasta Timbúes, ingresó un 9,7% más, mientras que a la denominada zona Rosario, que comprende a las terminales ubicadas desde nuestra ciudad hasta Arroyo Seco, arribaron un 16% más de buques.

Si la comparación del año 2016 se realiza con el promedio de ingreso de buques del quinquenio 2011-15,  el aumento fue del 8,8%.

A modo ilustrativo puede señalarse que el promedio anual total de buques ingresados al sistema en el quinquenio 2000/04 fue de unos 1.649 buques por año, es decir que la cifra registrada en 2016 fue un 46,8% más elevada que el promedio de ese período.

En el Cuadro N° 2 se expone la evolución de las cifras mensuales durante el año 2016. Allí se aprecia que el valor máximo del año se registró en el mes de agosto, cuando ingresaron un total de 240 buques, mientras que el valor mínimo fue en setiembre con 170 unidades. El promedio mensual alcanzó los 202 buques.

El promedio mensual de ingreso de buques para la zona de San Lorenzo a Timbúes fue de 139, mientras que para la de Rosario hasta Arroyo Seco fue de 63.

Estas cifras implican que, sobre una base de un mes de 30 días, ingresaron casi 7 buques por día, es decir que aproximadamente cada tres horas y media arribó un buque a alguna de las terminales portuarias ubicadas en esta zona.

Si bien no se cuenta con información para establecer un tonelaje de carga promedio por buque, si se plantea como supuesto que fue de entre 30.000 y 35.000 toneladas por unidad, el total movido (tanto de exportación como de importación), sumando todo tipo de mercadería (granos, subproductos, aceites, minerales, fertilizantes, combustibles, mineral de hierro y otras cargas), habría sido en el año 2016 de entre 73 y 85 millones de toneladas de mercaderías de distintas características.

Si bien este simple ejercicio aritmético computa mercaderías muy heterogéneas y diversas, no es menos cierto que brinda un rango de valores que permite dimensionar la potencia y magnitud de este hub industrial-portuario que, más allá de lo que algunas opiniones señalan, aún no ha encontrado un techo operativo.

En rigor, resulta imprescindible seguir trabajando para introducir mejoras en los vectores que incrementan la competitividad de la logística de las exportaciones, tanto en materia regulatoria como de infraestructura, de modo de aumentar la eficiencia de las inversiones realizadas en el sistema.

Fuente: BCR

Leer más Informes de:

Agro