El salario real cayó 7% y el empleo en blanco, 1,1% en 2016

Según los datos del Sistema Integrado Previsional Argentino (SIPA), la remuneración bruta promedio de los trabajadores registrados del sector privado fue en noviembre de 2016 de $ 20.658, es decir un 35% superior a los $ 15.304 de noviembre de 2015. A su vez, el Índice de Precios al Consumidor de la Ciudad de Buenos Aires para igual período registró un incremento del 45%. Tomando este índice como representativo de la inflación anual, ante la carencia de datos alternativos a escala nacional, el salario real del sector privado habría caído en el período de referencia un 7%. El mayor retroceso se produjo entre noviembre de 2015 y mayo de 2016, cuando la inflación acumulada fue del 30%, frente a un incremento salarial de tan sólo 18%, lo cual implicó un deterioro en términos reales del 9%. Las menores tasas de inflación del segundo semestre permitieron una recuperación parcial, arribando así al guarismo del 7% entre noviembre de 2015 e igual mes de 2016. En el gráfico se puede observar la evolución de las tasas de variación interanual de salarios y precios, esto es el valor de cada mes comparado con el del mismo mes del año anterior. Si bien los precios evolucionaron siempre por encima de las remuneraciones desde enero de 2016, la brecha tiende a estrecharse a partir de agosto. Dado que los datos del SIPA se refieren a la remuneración bruta total, resulta difícil realizar comparaciones con los meses de junio y diciembre, puesto que incluyen el pago del medio aguinaldo. En cuanto al volumen de trabajadores registrados ocupados en el sector privado, alcanzaba en noviembre último a 6.197.131, frente a los 6.266.760 de igual mes del año anterior, con una caída de 69.629 puestos de trabajo, el 1,1% del total. El pico de la caída en el empleo se verificó en octubre con una merma acumulada desde noviembre de 2015 de 89.000 puestos de trabajo. Unos 33.000 empleos se perdieron en el sector de la construcción, si bien el deterioro en el sector comenzó a revertirse a partir de agosto, tras que en julio se alcanzara un total acumulado de 61.000 puestos de trabajo menos que en noviembre de 2015. Si se suma al sector de la construcción la actividad inmobiliaria, la caída alcanzó a 60.000 puestos de trabajo. Considerando la industria manufacturera en su conjunto, la pérdida acumulada de puestos de trabajo entre noviembre de 2015 e igual mes de 2016 alcanzó un total de 48.480. Este sector no dejó de destruir empleo hasta el fin del período analizado, a razón de unos 4.000 puestos de trabajo perdidos por mes, con un pico de 10.000 en mayo. Los sectores que expandieron la ocupación en estos 12 meses son encabezados por el comercio, el agro y los servicios sociales y de salud, con 11.000, 9.200 y 9.400 puestos de trabajo adicionales, respectivamente. En total, hubo una destrucción neta de 114.153 puestos de trabajo y una creación neta de 44.524, resultando en los 69.629 puestos menos mencionados al comienzo.

Fuente: CENE

Leer más Informes de:

Empleo y Social