El GPS de la Economía Argentina

Llegando a fin del segundo año de mandato del gobierno y de cara al 2018 se pueden identificar tres fases en la economía Argentina. En 2016 el foco estuvo claramente puesto en atender las urgencias, en busca de reestablecer equilibrios macroeconómicos básicos. En este sentido las energías estuvieron centradas en quitar las restricciones al comercio exterior y en el mercado cambiario, en la implementación de un programa de política monetaria y de fijación de metas fiscales. Estas medidas más notorias, que posibilitaron, luego de unos primeros meses difíciles, que la economía se comenzara a recuperar sobre el final del año.
En 2017, con una economía más ordenada, fue un año de consolidación de la recuperación y de confirmación por parte de la sociedad del rumbo establecido. Se espera que el crecimiento económico cierre el año entorno al 3% con una significativa reducción de la inflación (aun cuando por encima de la meta establecida), recuperación del consumo y la inversión, y un crecimiento más homogéneo en la mayoría de los sectores industriales.
De cara al 2018 es necesario dar un paso más allá en busca de lograr cambios estructurales que tengan impacto de largo plazo. Aquí encontramos los proyectos de ley recientemente enviados al Congreso, en temas de reforma tributaria, laboral y jubilatoria, que en lo sustancial buscan reducir la carga tributaria y además, simplificar la
operatoria y favorecer un aumento de la productividad y competitividad del sector privado, los cuales van en ese sentido.

José María Segura

Fuente: PWC

Leer más Informes de:

Macroeconomía