Devaluación del Peso y apreciación de otras monedas mejoraron competitividad cambiaria real en un 13% desde mayo

Desde el comienzo de mayo hasta el 24 de julio, el Peso argentino se devaluó nominalmente un 16,3% frente al Dólar. Sin embargo, este no fue el único impacto cambiario positivo sobre la competitividad. En países socios comerciales de la Argentina, paradójicamente, se verificó el efecto inverso. Al mismo tiempo que se depreció el Peso argentino, el Peso mexicano se apreció un 6,5%, el Euro un 6,2% y el Peso chileno un 2,1%, respondiendo a una lógica de global de debilitamiento del Dólar.

TC1

Fuente: Elaboración propia con datos del Ministerio de Hacienda.

El efecto conjunto de la devaluación del Peso argentino y la apreciación de monedas de socios comerciales, y una moderación en la tasa inflacionaria,  configura un escenario de mejora competitiva cambiaria real del orden del 13% entre el 1 de mayo y el 24 de julio de 2017.

Estos impactos no cambian drásticamente la ecuación cambiaria argentina, aunque  sí la descomprimen. El atraso cambiario persiste, al igual que los problemas de competitividad. Sin embargo, los efectos locales y externos ubican al Tipo de Cambio Real Multilateral tan solo un 7% por debajo de su valor más alto durante la gestión del actual Gobierno en marzo de 2017. Si la política económica logra controlar la inflación de los próximos meses, la devaluación esperada restante no debería ser tan drástica.

TC2Fuente: Elaboración propia con datos del BCRA.

 

 

 

 

Fuente: INVENOMICA

Leer más Informes de:

Finanzas Macroeconomía Opinión Propia