¿Cuáles pueden ser los destinos finales y usos de la soja 2016/2017?

En el presente trabajo se presenta una infografía con los posibles destinos finales y usos de la producción de soja de Argentina en la actual campaña 2016/2017. Al igual que el año pasado, el 85% de la producción argentina de soja se exportaría como grano, harina, aceite, biodiesel y otros subproductos. Las exportaciones de poroto de soja y sus derivados ascenderían -según nuestros cálculos- a 45 millones de toneladas. Las 56 millones de toneladas de poroto de soja del ciclo 2016/2017 generarían ventas al exterior de 9 millones de tn de poroto de soja; 29,5 millones de tn de harina de soja; 5,3 millones de toneladas de aceite de soja y cerca de 1,2 millones de tn de biodiesel. Este último rubro presenta grandes dudas, teniendo en cuenta los problemas para vender a Estados Unidos.

 

En la presente nota se explicitan nuestras estimaciones acerca los posibles destinos finales y usos de la producción argentina de soja de la campaña que se está cosechando (2016/2017). Tratamos de intuir que puede esperarse del complejo exportador e industria nacional sojera, al moler, exportar -sin procesar- o consumir la cosecha de poroto de soja 2016/2017. Evaluamos las producciones probables de cada uno de los productos y subproductos, cuanto se destinaría al consumo interno y cuánto a exportaciones. Para ello hemos preparado una infografía que clarifica expositivamente las estimaciones que hemos realizado.
En primer lugar, la producción de poroto de soja Argentina para la campaña 2016/2017 es estimada por la Bolsa de Comercio de Rosario – a la fecha del presente informe- en el orden de las 56/56,3 millones de toneladas. El área sembrada habría estado situada en las 19,2 millones de hectáreas con un rinde promedio de 30,9 quintales por hectárea. La superficie no cosechada, de acuerdo a estimaciones de GEA-BCR (Guía Estratégica para el Agro), ascendería a 1.000.000 hectáreas en esta campaña.
Las exportaciones de poroto de soja sin procesar ascenderían a 9 millones de toneladas. La producción de habas de soja destinada a semillas, producción de alimentos balanceados, y residual estaría en el orden de los 4,6 millones de toneladas.
Argentina destinaría a su complejo industrial oleaginoso cerca de 42 millones de toneladas de poroto de soja de esta campaña para ser triturada por sus fábricas. De ese crushing, las plantas aceiteras en su conjunto podrían llegar a obtener cerca de 32,5 millones de toneladas de harina, pellets y expeller de soja y unos 8,2 millones de toneladas de aceite de soja (19,5% de 42 millones de tn. de poroto triturados).
De esta producción de harina, pellets y expeller de soja de 32,5 millones de toneladas, se destinarían – aproximadamente- unas 29,5 millones de toneladas a la exportación y 3 millones de toneladas al consumo interno, principalmente para alimentación animal.
La producción argentina de aceite de soja que surgiría de moler la cosecha 2016/2017 rondaría las 8,2  millones de toneladas. Unas 400.000 toneladas de aceite de soja quedarían en el mercado interno argentino, utilizada por ejemplo, para mezclas de aceite comestible.
La exportación argentina de aceite de soja de la campaña 2016/2017 oscilaría en las 5,3 millones de toneladas. En tanto se estima que cerca de 2,4 millones de toneladas de aceite de soja se remitirían a las fábricas de biodiesel como materia prima. La producción final de biodiesel se destinaría de la siguiente forma: a exportación cerca de un millón doscientas mil toneladas y otro 1,2 millones de toneladas de biodiesel quedarían en el mercado interno argentino, principalmente para ser mezcladas con gasoil destinado a combustible del parque automotor argentino.
En consecuencia, las exportaciones de poroto de soja y sus derivados que surgiría de la cosecha del 2016/2017 podría ubicarse en 45 millones de toneladas, compuestas por 9 millones de toneladas de poroto de soja; 29,5 millones de tn de harina de soja; 5,3 millones de toneladas de aceite de soja y cerca de 1,2 millones de toneladas de biodiesel. Realizando la conversión a grano utilizado, es correcto afirmar que el 85% de la producción de poroto de soja de Argentina se vende al exterior como grano sin procesar, harinas, aceites y biodiesel.
Las estimaciones han sido formuladas con información y estadísticas del MINAGRI, USDA, GEA-BCR e informantes calificados. Se trata de cifras orientativas, ya que se han adoptado supuestos simplificadores para el cálculo. Incluso hay subproductos menores que no han sido cuantificados. Entendemos que las cifras expuestas reflejan adecuadamente los posibles números finales de los usos y destinos de la soja argentina de la presente campaña.
Las mayores dudas nos surgen en la estimación de las exportaciones de Biodiesel, debido a que en la actualidad nuestro país no estaría cerrando operaciones con Estados Unidos, el principal comprador del año 2016. Tengamos presente lo siguiente. El año pasado Argentina exportó 1.600.000 toneladas de Biodiesel al mundo y el gran país del Norte de América compró 1.470.000 toneladas. USA tuvo a su cargo el 90% de las exportaciones totales argentinas por un total de US$ 1240 millones.
Este año las compras de biodiesel argentino en los Estados Unidos prácticamente se han paralizado por dos razones:
a) El vencimiento a fin del año pasado de un crédito fiscal que recibían los para los mezcladores (“blenders”) estadounidenses por mezclar biodiesel con combustible fósil.
b) Una denuncia contra el biocombustible argentino por supuesto dumping por parte del National Board Biodiesel (NBB) –Asociación de productores estadounidenses de biodiesel- ante el la Comisión de Comercio de los Estados Unidos.
De la resolución de esta denuncia en el corto plazo dependerá –sin dudas- los números finales de las exportaciones de biodiesel de Argentina. La reapertura del mercado europeo todavía aparece como incierta. En los próximos meses se verá cual será el curso final de estos dos acontecimientos, claves para la industria local.
Fuente: BCR

Leer más Informes de:

Agro