Coyuntura Regional Cuyo: Presupuesto 2018: más obra pública pero mayor déficit

Síntesis: Desde una perspectiva privada, hay buenas y malas noticias con respecto al proyecto de Presupuesto 2018, porque continuaría la reducción de impuestos (eso lo dice la Ley impositiva) y habría más obra pública, pero volvería a aumentar el déficit fiscal, y por tanto, habría mayor endeudamiento. Las finanzas gubernamentales en 2017 vienen mejorando, aunque a menor ritmo a lo observado durante el año pasado, con ingresos y gastos aumentando por encima del ritmo inflacionario. 

Gastos: el principal rubro, el de Personal, se ha incrementado al ritmo de la inflación, señal de moderación en este gasto. Sorprenden las transferencias a Municipios (que aumentan más que los ingresos del gobierno provincial) y el fuerte aumento en gasto en capital (75%), vinculado a la obra pública, por ser un periodo electoral.

Ingresos: llama la atención su fuerte incremento, muy por encima de la inflación (25%). Los fondos nacionales lo hicieron en un 36%. Por otro lado, Ingresos Brutos ha aumentado a un ritmo esperado, mientras que crecieron fuertemente los otros impuestos (sellos, automotor e inmobiliario). La deuda consolidada ha aumentado un 1,4% del PBI, compatible con el déficit público.

Proyecto de presupuesto 2018: ascendería a $ 85 MM. Los ingresos crecerían moderadamente, y los gastos también lo harían, especialmente en Personal, pero no en obra pública. Así, el déficit fiscal sería mayor al de este año (u$s 270 M, un 1,4% del PBI). Todavía habría superávit corriente, pero se vería superado por el déficit vía obra pública. Aun siendo cuidadosos en la parte financiera, no alcanzarían los fondos para cubrir todos los gastos (y eso que la presión impositiva seguirá alta). Señal que se recurrirá al endeudamiento.

Igualmente, esta situación conflictiva es menos complicada que otras en el pasado, en las cuales el déficit fiscal se elevaba, sin mayor obra pública.

Fuente: Fundación Mediterranea

Leer más Informes de:

Macroeconomía