Consideraciones sobre la audiencia pública 20 de julio 2017 – Aprovechamientos del río Santa Cruz

Importancia de la Hidroelectricidad como recurso energético renovable, en la Argentina y en el mundo.

Los aprovechamientos del Río Santa Cruz en el contexto nacional. La energía hidráulica es el recurso renovable más usado en los sistemas eléctricos del mundo. Es usada desde hace más de un siglo y hoy representa casi el 14% de la producción global de energía eléctrica. Los países desarrollados han agotado, en general, todo su potencial hidroeléctrico, por ser un recurso económico, renovable 2 y no contaminante. La potencia instalada a nivel mundial es de un millón de megavatios y se espera que se duplique para 2050.

La energía hidroeléctrica presenta numerosas ventajas sobre la mayoría de otras fuentes de energía, incluyendo un alto nivel de confiabilidad, tecnología probada y de alta eficiencia, costos bajos de operación y mantenimiento, y una gran flexibilidad operativa y capacidad de almacenamiento. Generalmente la generación de energía hidroeléctrica se realiza en aprovechamientos hidráulicos multipropósito en el cual se combinan en un mismo emprendimiento el control de crecientes; el riego agrícola, el suministro de agua potable a poblaciones dentro del área de afectación del proyecto, y las actividades turísticas.

En la Argentina existen más de 60 centrales hidroeléctricas conectadas al servicio público y muchas otras en sistemas aislados o de grandes usuarios. Su producción llegó a abastecer a más del 50% del consumo total de energía eléctrica del país hacia 1990. Luego declinó en términos relativos, hasta llegar al 30% actual, lo que significa un inexplicable retroceso, como consecuencia de políticas energéticas improvisadas; carencia de planificación energética durante más de un cuarto de siglo, y por la eliminación en la década del 90 de las grandes empresas encargadas del proyecto y construcción de este tipo de centrales: Agua y Energía Eléctrica e Hidronor SA.

Argentina cuenta con alrededor de 100 grandes presas de embalse que no registran antecedentes de catástrofes ambientales de ningún tipo, antes bien, se constituyeron en polos de atracción de población, turismo y actividades recreativas para toda la gente.

El acuerdo alcanzado en París por la comunidad internacional, en noviembre de 2015, para mitigar los efectos del cambio climático, compromete a la Argentina a trabajar para reducir sus emisiones de gases de efecto invernadero, a través de una serie de políticas públicas entre las que se destaca el desarrollo de energías renovables, de baja emisión de CO2. Este objetivo es de imposible cumplimiento sin un aporte importante de las centrales hidroeléctricas cuyo descenso porcentual en la generación total no puede ser compensado por otras formas de energía renovable. El río Santa Cruz, cuyo caudal medio es de 700 m3/s, es por su magnitud el segundo río entre los de curso exclusivamente nacional. En razón de ello constituye una muy importante fuente energética que viene a sumarse a los ríos que ya tienen un alto grado de aprovechamiento y que le permitieron a la Argentina un elevado grado de utilización de la energía hidráulica en la generación eléctrica.

El aprovechamiento del río Santa Cruz constituye un viejo proyecto que tuvo varias etapas de estudios impulsados por la empresa nacional Agua y Energía Eléctrica. Gran parte de esos estudios fueron realizados en la década del ‘80 con participación de la ingeniería argentina y contaron con importante financiamiento 3 del Banco Interamericano de Desarrollo (BID). Los aprovechamientos del Río Santa Cruz estuvieron incluidos en el equipamiento seleccionado en el Plan Energético Nacional 1986-2000 aprobado por Decreto PE 308/86.

Fuente: IAE

Leer más Informes de:

Energía y Minería