Caída de la desigualdad en consumo: El caso de España durante la crisis

Introducción

Desde 2008, la desigualdad en el ingreso de los hogares españoles ha aumentado. En particular, la caída de la renta de los hogares más “desfavorecidos”1 ha sido superior a la que han tenido aquellas familias con mayor ingreso.2 Sin embargo, cuando la desigualdad se mide en términos de consumo, esta ha disminuido entre 2007 y 2015. 3 Así, mientras las familias más “favorecidas” redujeron el consumo total realizado por el hogar un 17,2%, el gasto de los hogares más desfavorecidos disminuyó sólo un 7,6%. De esta forma, el Ratio de Palma (que proviene de dividir estos dos indicadores y es utilizado para medir la desigualdad en términos de consumo), cayó un 9,7% durante el periodo de análisis (véase el Gráfico 1).

españa

En este observatorio se muestran los resultados de una estimación en la que se identifican los principales factores que se encuentran detrás de la diferente evolución del gasto en los hogares españoles y se cuantifica su aportación a la variación en la desigualdad en consumo durante los últimos años. En particular, entre las variables que explican la reducción en la desigualdad se encuentran el proceso de reunificación familiar, la mejora relativa de los niveles educativos en los hogares menos favorecidos y el incremento en la proporción de familias lideradas por mujeres en hogares con mayores ingresos. Lo anterior, a pesar de que, como ya se ha mencionado, se produjo una mayor caída de la renta en los hogares menos favorecidos. Algunos de los factores arriba mencionados son temporales y están ligados al ciclo económico, por lo que la recuperación que actualmente se observa podría llevar a una reversión de la disminución en la desigualdad en el consumo. En particular, la mayor inequidad en el ingreso podría comenzar a replicarse en el gasto. Asimismo, aunque la reunificación familiar haya podido mitigar la caída del consumo en los hogares desfavorecidos, presenta otros costes de carácter económico y social, por lo que sería deseable su reversión. Aquí, el reto es el de la provisión de mecanismos que permitan la creación de nuevos hogares sin que esto suponga una caída significativa del gasto en consumo por unidad familiar.

Fuente: BBVA Research

Leer más Informes de:

Macroeconomía