Cae participación argentina en la producción mundial automotriz – se reduce a menos de la mitad en los últimos 7 años.

En 2017 la producción automotriz argentina no logró recomponerse de cuatro años de persistentes caídas y se mantuvo relativamente constante frente al 2016. Sin embargo, la producción mundial automotriz se muestra pujante y por lo tanto la participación argentina es declinante. En 2017 la producción automotriz local representó alrededor de un 0,48% de la producción mundial, algo menos que el 0,5% de 2016 y menos de la mitad del 1,04% que llegó a alcanzar en 2011.

Fuente: INVENOMICA, con datos de Adefa, Acea, Anfavea y Oica.

La caída en la producción argentina no se explica por la dinámica de su mercado interno, todo lo contrario. Las ventas domésticas de vehículos están más fuertes que nunca y crecieron un 23% en 2017, mientras que las importaciones medidas en unidades se engrosaron en un 42%. Esta realidad se ilustra en la creciente participación de la Argentina en el mercado automotriz mundial (de 0,76% en 2016 habría llegado a 0,91% en 2017).

Gran parte de esta realidad está explicada por la evolución del sector en Brasil, que atravesó largos años de caída en su mercado local y lo compensó con menores importaciones en general y consecuentemente menores compras a la Argentina, y copando de autos brasileños a sus mercados naturales, especialmente a la Argentina.

En 2017 los autos argentinos representaron tan solo el 6,2% de los patentamientos totales en Brasil, mucho menos que el 10,7% del año 2011. Por otro lado, Brasil es cada vez más representativa en las compras externas de vehículos, explicando casi al 85% de las unidades importadas por los argentinos. También existen variables domésticas que contribuyen a comprender esta realidad, entre las que se destaca la evolución reciente del tipo de cambio real.

 

Fuente: INVENOMICA, con datos de Adefa, Acea, Anfavea y Oica.

La dinámica de la producción automotriz, con su creciente déficit y con sus dificultades para expandirse a la par del sector a nivel internacional, es tan solo una parte de la problemática. El déficit comercial del sector autopartista (nada menos que u$s 6.700 millones en 2017) es la otra cara de la moneda. La reciente mejora en la coyuntura brasileña corregirá sólo parcial y temporariamente los problemas del sector. Una solución de fondo requerirá de medidas del sector público tendientes a reforzar el entramado productivo y necesariamente involucrará una redefinición en la relación comercial externa del sector, particularmente con Brasil.

Fuente: INVENOMICA

Leer más Informes de:

Comercio Exterior Industria Opinión Propia