Barómetro del narcotráfico y las adicciones en la argentina

Resumen Ejecutivo

• En el período 2010-2015 se observa un importante incremento del registro de venta de drogas en el barrio. En otras palabras, aumenta de manera significativa la proporción de hogares que perciben de manera directa o indirecta que en su barrio se venden drogas ilegales. A finales de 2015, casi 5 de cada 10 hogares identifican la venta o tráfico de drogas en su calle, manzana o vecindario. En el año 2016 presenta 48,5% de los hogares percibieron venta o tráfico de drogas en sus barrios, observándose de esta manera un nuevo incremento en este indicador.

• Los valores más altos en el registro de venta de drogas corresponden a las regiones urbanas de mayor concentración de población (el AMBA y la Región Pampeana), así como también al norte del país (NEA y NOA). Sin embargo, las regiones que registraron mayor crecimiento entre 2010-2015 fueron la Patagonia y el NEA, así como también el Conurbano Bonaerense en el interior del Área Metropolitana. Las diferencias entre las distintas regiones no han sufrido cambios, sin embargo, se observa un aumento en la Ciudad de Buenos Aires, especialmente a partir del año 2014.

• El análisis de la evolución del registro de venta de drogas según características socioresidenciales de los barrios revela la alta vulnerabilidad que presentan frente al problema los asentamientos informales y los barrios de sectores populares y clases medias bajas urbanas. Entre 2015 y 2016 se observa especialmente en las villas y asentamientos informales un importante descenso, sin embargo, estos espacios siguen presentando los más altos niveles de registro de venta (3 de cada 4 hogares). Esto se expresa tanto en la tasa de expansión del problema como en los altos niveles de incidencia registrados. Por otra parte, si bien el registro de venta de drogas tiende a ser más alto en los espacios con baja presencia policial, el problema se incrementó de manera independiente de este factor.

• La identificación en los hogares de adicciones severas a las drogas o al alcohol tiene un efecto casi estable, sin diferencias significativas, en tanto que el consumo de alcohol observa una tendencia decreciente entre 2012 y 2015. En el 3,4% de los hogares urbanos de la Argentina se mencionan adicciones severas; el alcoholismo es la adicción con mayor presencia, mientras que el consumo de drogas ilegales es una problemática que afecta al 2% de las familias. En 2016, se ha observado una baja, aunque aún poco significativa, en la presencia de adicciones severas en los hogares urbanos (2,5%). 2

• Estudiando los diversos sistemas urbanos pueden observarse perfiles de adicción distintos en cuanto al alcohol y a las drogas. En AMBA hay una mayor problemática asociada a las drogas (especialmente en el Conurbano Bonaerense), en tanto que en NOA y NEA es sobresaliente el alcoholismo. Al asociar las toxicomanías analizadas, las regiones urbanas Conurbano Bonaerense, NOA y NEA se posicionan por sobre el resto en la severidad de la adicción. Estas diferencias no habrían registrado cambios durante el año 2016.

• La mitad de los hogares que buscaron ayuda para recibir orientación profesional frente a la adicción lo hicieron a través de instituciones públicas, observando diferencias según áreas urbanas. Esta situación tampoco registró cambios en el año 2016.

Fuente: ODSA - UCA

Leer más Informes de:

Empleo y Social