México – Balance Preliminar de las Economías de América Latina y el Caribe ▪ 2017

México
La CEPAL pronostica que la tasa de crecimiento económico de México para 2017
será de un 2,2%, inferior a la registrada en 2016 (2,9%), de acuerdo con el nuevo año
base 2013. El mayor dinamismo del sector externo será contrarrestado por la caída de
la inversión, principalmente pública, y por el efecto negativo de los desastres
naturales. Se espera que en 2017 la inflación se sitúe en un 6,4% (frente al 3,4% en
2016), que la tasa de desempleo sea del 3,4% (inferior al 3,8% de 2016), que el déficit
fiscal del sector público llegue al 1,3% del PIB (frente al -2,6% en 2016), ya que se
estima que se alcanzará un leve superávit primario (un 1,3% del PIB), y que el déficit
de la cuenta corriente de la balanza de pagos se ubique en niveles cercanos al 2% del
PIB al cierre del año (frente al 2,7% en 2016).
En materia fiscal, en los primeros diez meses de 2017 el balance del sector público registró un
superávit equivalente al 0,4% del PIB, en contraste con el déficit del 1,2% alcanzado en el mismo
período del año previo. Los ingresos del sector público aumentaron un 1,2% en términos reales
respecto del mismo período de 2016, impulsados por el alza del 3,2% en los ingresos no petroleros
(equivalentes al 83,7% de los ingresos totales). La recaudación no tributaria tuvo un incremento real
del 10,5%, mientras que los ingresos tributarios del sector público se expandieron un 0,7% (incluyen
el remanente de operación del Banco de México, equivalente al 1,5% del PIB). Estos resultados
compensaron la reducción de los ingresos petroleros del sector público, que cayeron un 8,2% en
términos reales.
El gasto total del sector público disminuyó un 6,3% en términos reales en los primeros diez
meses de 2017, comparado con el mismo período de 2016, de conformidad con la estrategia de obtener
una mejor posición presupuestal. Parte de esa disminución del gasto se debió a los menores subsidios
pagados por el incremento del precio de las gasolinas y su posterior liberalización en diciembre. Este
cálculo ya incluye gastos no recurrentes, como la adquisición de activos financieros por 96.442
millones de pesos (equivalentes a 5.213 millones de dólares), dirigidos principalmente al Fondo de
Estabilización de los Ingresos Presupuestarios (FEIP) (79.978 millones de pesos) y al Fondo de
Protección Contra Gastos Catastróficos (FPGC) (13.629 millones de pesos). El gasto programable
tuvo una caída del 10,6% en términos reales, que
se generó principalmente por la rebaja del 24,6%
en la inversión física (principalmente vinculada a
la suspensión de infraestructura carretera,
portuaria y turística). Esta fue la mayor caída
desde la crisis de 1995, derivada de los recortes
presupuestarios para mejorar la posición fiscal y
de deuda del país

Fuente: CEPAL

Leer más Informes de:

Economía Internacional