Actividad económica en Mendoza, terminando 2017

Síntesis: situación extraña, porque hay una sensación de que la economía le cuesta despegar, aun con indicadores claros de recuperación.

 ¿Qué ha estado ocurriendo? Un indicador vinculado a la sensación “térmica” de los consumidores es el de ventas “tradicionales”, vía supermercados, minoristas y centros comerciales. Los datos muestran que esas ventas, netas de inflación, continuaron cayendo durante 2017, aunque menos que durante el año pasado. A esa caída se le suma la complicación de los sectores que están vinculados con el mercado externo, afectados por un dólar que continúa rezagándose con respecto a la inflación. Las economías regionales (agro y agroindustria, incluidos los vinos) siguen con problemas de competitividad.

Los indicadores positivos se observan en otras ventas (autos cero km), construcción y principalmente, en los financieros (créditos, y también depósitos, sólo a nivel regional). También hubo mejor cosecha de uvas (comparado con una muy pobre en 2016). En todos estos casos los incrementos han sido fuertes.

Comparación inter-provincial: a diferencia del año pasado, durante 2017 a Mendoza le ha ido como el país, que también presenta un desempeño bastante heterogéneo, tanto en actividad como en empleo. A Mendoza le va mejor que a sus vecinos, y también que a la región Patagónica.

Para 2018, la Argentina cara continuará afectando negativamente a los sectores con vínculos con el mercado externo (agro, industria, petróleo). A favor se puede agregar una mala cosecha de uvas en Europa, favoreciendo la demanda de vinos argentinos, y una recuperación en el precio internacional del petróleo.

En el mercado interno, un factor positivo es una probable recuperación del poder de compra de los asalariados, favoreciendo al sector comercial y de servicios. En Construcción, aun en un año no electoral, se han anunciado más obra pública, lo cual dependerá de conseguir financiamiento. En materia de créditos, hay mayor demanda, pero un punto clave es si aumentarán los depósitos, los cuales compiten con los atractivos Lebacs.

Fuente: Fundación Mediterranea

Leer más Informes de:

Macroeconomía